La primavera trae un aire del norte nuevo, refrescante, lleno de esperanza y nuevos proyectos. En esta ocasión este aire tiene nombre propio Greta Thunberg.

Fotografía de William Persson

El 20 de agosto del año pasado Greta comenzó una huelga. Se fue a protestar frente al Parlamento sueco reivindicando cambios en la política medioambiental, y ha seguido haciéndolo todos los viernes desde entonces.

Llevo más de 20 años dedicándome a la educación con adolescentes. Siempre he tenido claro que el movimiento y los cambios vendrían de su mano.

Los niños y los adolescentes son personas completas, críticas, con criterios propios. Con 14 años buscan referentes a los que poder mirar.

Greta, con su tenacidad, ha conseguido movilizar a toda una generación que ya está aquí con fuerza. Se ha convertido en una verdadera «influencer».

Saben que son la última generación que podrá realizar cambios sustanciales para terminar y mejorar el problema medioambiental en el que vivimos.

Saben leer la realidad y sacar sus propias conclusiones y saben que el futuro de este planeta, en el que quieren vivir, está en peligro.

Aprendieron a organizarse, a escucharse, a colaborar y ahora lo están haciendo para salvar el planeta.

Su palabra y su empuje tiene valor. Reivindican que se cumpla el acuerdo de París reduciendo la emisión de carbono.

Nos han convocado para el próximo viernes día 15 de marzo con el hashtag #fridaysforfuture o #FFF #gretathinberg #climatestrike

Ahora nos toca situarnos detrás. Ellas y ellos son los protagonistas, pero necesitan sentirse respaldad@s, por que la acción es de tod@s.

Así que nos vemos el viernes.

En la página juventuxclina.es podrás encontrar el manifiesto, las ciudades donde se llevarán acabo las concentraciones y mucha más información.